¿Que vale una vida?

Esta pregunta la hacían en un artículo en El Periódico de Cataluña. Hablaba de lo que pasa cuando los restos  materiales que dejamos atrás cuando fallecemos, como se reparte en caso de que los más allegados ya no los quieran o en personas que están solas.

Ver vídeo http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/una-vida-vale-800-euros-los-encants-pelicula-5840104
http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/una-vida-vale-800-euros-los-encants-5782826

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/una-vida-vale-800-euros-los-encants-pelicula-5840104

No tengo claro si se podrá ver el vídeo, pero copiando la dirección se ve

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida y actualidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a ¿Que vale una vida?

  1. Jubilada En Acción! dijo:

    Saludos Cristi, interesante, aunque desoladora nota. Son cosas en las que uno aveces no quiere pensar pero es necesario hacerlo y no dejar las cosas pendientes hacia los demás. Un abrazo.

  2. Tal como lo plantean los artículos parece tremendamente desolador, pero si uno lo piensa llegamos a acumular demasiadas cosas, tantas, que a veces para los hijos -si los hay- o el resto de la familia – si la hay- no saben qué hacer con todo ello. ¿Dónde meter muebles, vajillas, cristalerías, etc. etc. en los mini pisos de los herederos.
    A mi no me duele que se pregunte ¿Qué vale una vida? Me molesta que se crea que la vida vale un montón de cosas. El valor de la vida es otra herencia.
    Gracias Cristina, me ha parecido interesante la entrada.
    Un fuerte abrazo.

    • Borgeano dijo:

      Creo que estábamos escribiendo al mismo tiempo, Isabel, porque vi tu comentario luego de subiera el mío. Veo con agrado que tenemos el mismo punto de vista, aunque como siempre, tú lo has dicho en menos palabras y más sintéticamente que yo. Creo, como tú, que la vida somos nosotros, no las cosas que dejamos atrás.
      Me hace feliz que nos encontremos en otros sitios y en las ideas.

      Un abrazo.

    • cristinafra dijo:

      Coincido contigo. Cuando vi el artículo y su título me pareció un buen debate. El valor de una vida es otra cosa, para mí es lo que la persona aporta en su vida, en su entorno, todo lo relacionado en como vivió y disfruto de ella.
      Cuando leí el artículo y vi el vídeo pensé en el rastro que dejamos después de haber vivido y como tu comentabas si la familia o el entorno no se puede hacer cargo de lo material, nos deja en simples objetos vacíos y sin apenas valor, algo muy distinto para la persona desaparecida, para ella era lo suyo, lo que le importaba, el nexo con sus recuerdos, con sus sentimientos
      La vida tiene mucho valor, es lo material lo que pierde valor.
      Un fuerte abrazo

  3. Borgeano dijo:

    Sin duda, es un tema más que interesante y del cual cada uno tendrá una perspectiva diferente (tan complejo es el tema de la muerte y de sus alcances). Por mi parte no creo que sea tan terrible lo que se muestra allí. Por una parte considero erróneo e inadecuado que se diga que “una vida vale 800 euros”; creo que eso es una simplificación buscada para vender el producto. La vida vale algo (más o menos 800 euros, cifra que es ridícula no por su valor monetario, sino por su valor simbólico en sí ¿cómo puede cuantificarse económicamente el valor de una vida?) o no vale nada según se la viva o según se la vez pasar. Me permito, para ello, remitirme a mi propia vida. Hace algunos años yo era una persona que tenía un matrimonio “bien formado”, un negocio, casa, auto. El sueño americano, bah… Luego de un divorcio amistoso me di cuenta de que lo material no tenía ningún valor; entonces dejé todo, literalmente, dejé todo y salí a la ruta. Hoy vivo en una habitación pequeña, muy pequeña, con mis libros, algo de ropa y mi libertad. Si muriese hoy mismo no podrían vender mis cosas por más de 40 euros; si hubiese muerto cinco años atrás esa suma sería de miles de euros. Sin embargo, mi vida es más rica hoy que ayer y no la cambio por nada del mundo. Podrían hacer un documental sobre los “40 euros de la vida de Borgeano”; pero eso no sería verdad en lo más mínimo. Yo soy un hombre rico: nadie me manda, a nadie mando. Camino, viajo, respiro, amo ¿quién va a ponerle precio a eso?
    Todo esto que acabo de decir es sólo una forma de ver las cosas. Me refiero a que esas cosas que se venden allí no son las personas muertas; sólo son sombras de lo que fueron, meros objetos usados por un ser que ahora no está y que sin ellos para nada sirven. Lo que da valor a las cosas son las personas, no al revés.

    Un fuerte y vivo abrazo.

    • cristinafra dijo:

      Totalmente de acuerdo contigo, el valor de una vida es la vida misma y como quieras vivirla; entiendo perfectamente que ahora te sientas rico, pues el valor no esta en almacenar cosas, si no, en sentirte completo con lo que tienes en tu vida, aunque sea solo una cosa, la mayoría de veces nos rodeamos de cosas y las acumulamos porque les damos un calor que en realidad no lo tiene, lo que de verdad importa es estar bien contigo mismo y el entorno.
      Como le comentaba a Isabel, al leer este artículo y ver el vídeo me hizo hacer la lectura de lo material, ese rastro que dejamos al marchar.
      Un gran abrazo amigo viajero, sigue regalándonos tus experiencias de tus viajes

  4. Popota dijo:

    Interesante los comentarios, que además comparto con ustedes.
    Para mí también es más importante la vida de esa persona que la quincalla u objetos caros que pueda dejar. Pienso que los objectos adquieren alma mientras hay alguien con ellos dándoles vida, a partir de ahí, el objeto se queda como objeto y nada más.
    El tema de la muerte nos impresiona, para unos es un tabú, para otros un drama natural por el que todo ser vivo debe (y debemos) pasar. Por tanto nos afecta y nos duele, pero mientras que para unos es un asunto misterioso, intocable; para otros será un negocio y para otros muchos, un alivio. No olvidemos que con la muerte al igual que con la natalidad siempre ha habido interereses económicos tanto sumergidos como institucionalizados. Todos sabemos del interés de la iglesia y de del estado por el control de la natalidad y la defunción. En nombre de la salud, de la vida y la muerte, miren ustedes la cantidad de empresas de seguros que hay.
    Lo de los encantes me parece un tanto, no sé cómo decirlo…práctico y sódido a la vez..
    Un abrazo

    • cristinafra dijo:

      Has hecho una buena reflexión de todo el tema, la vida y la muerte la tenemos comercializada y sin darnos cuenta nos dejamos llevar.
      Yo conservo cosas de mi madre y tenía cosas de mi abuela que de una manera absurda las perdí, no tenían valor, el valor era la conexión con ella, con mi infancia, con la sensación de belleza que sentía al ver y tocar estos objetos. Ahora están en mis recuerdos.
      Un abrazo y contenta de verte por aquí

  5. Pingback: ¿Que vale una vida? — Espacio de Cristina – Mi Pasión por la Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s